sábado, 12 de agosto de 2017

Big Data: Una confesión en cada interacción

Desde rastrear la ubicación mientras caminas hasta detallar la química del agua en el Río Magdalena, la filosofía detrás de ambos escenarios es la misma: transformar cualquier actividad o evento del mundo físico y/o digital en información para tomar mejores decisiones. Hoy Big Data está en la mente de los gestores empresariales y emprendedores que quieren fomentar la capacidad de innovación de sus organizaciones y aumentar la probabilidad de éxito de esta iniciativa innovadora. 


BIG DATA tiene potencial


En un desayuno para analizar las tendencias en este tema, Repsol Telefónica, Lucent y otras grandes empresas nos cuentan su experiencia de primera mano: “Desde 2012, en Telefónica hemos pasado de considerar los datos como un desecho de nuestras operaciones a valorarlos como un activo”, explica Richard Benjamins, director de business intelligence y big data en Telefónica. “La usamos para consumo interno, para mejorar cómo operamos y atendemos a las necesidades de los usuarios y como generador de nuevos modelos de negocios. El desafío de interpretar es el fin de los jefes, pues los directivos dan mucho valor a la intuición, porque están acostumbrados a tener éxito con ella. Pero muchas veces es engañosa y choca con la información que ofrecen los datos”. Explica Benjamins.

BIGDATA es transformación digital


La Revista IT Now comparte con nuestros lectores la experiencia del Director de Ventas para Europa y el Sur en Alcatel-Lucent Enterprise, Jean Clovis Pichón. “Creo que para nuestros business partners, al igual que para nosotros, lo que tenemos por delante es una tarea que consiste en adaptarnos a esta transformación digital, que es lo que sostiene al mercado”. Sostiene que big data es la pieza clave en la transformación digital, ya que evoluciona los modelos de negocio y el consumo de los servicios. Big data ya no opcional, es un reto obligatorio para los negocios que quieren ser más competitivos a nivel global, donde para mantenerse hay que anticiparse a los deseos del cliente, reinventarse, innovar, imponer tendencias para no caer en la trampa de seguir o emular lo que hace la competencia. De acuerdo con Presencia en Internet, las empresas que usan sus datos son tres veces más propensos a obtener resultados y cinco veces a tomar una mejor decisión. La importancia del big data en la transformación digital está en lo que cada negocio haga con sus datos, su gestión eficiente permite:

  1. llegar a conclusiones fiables sobre tendencias de consumo.
  2. conocer en detalle el público objetivo: conocer, adquirir y fidelizar clientes.
  3. generar conocimiento a través de terceros.
  4. reducir los costos y la incertidumbre.
  5. mejorar la experiencia del cliente: anticiparse y transformarse.
  6. optimizar su estructura orgánica.
  7. reformular su modus operandi: Mejorar flujos y procesos de trabajo.
  8. crecer en recursos y en productividad.
  9. monetizar los datos al optimizar las ofertas.
  10. desarrollarse y consolidar expansión para desarrollar nuevos negocios.

BIGDATA es ahora


Según IBM, big data aplica para toda aquella información que no puede ser procesada o analizada al utilizar procesos o herramientas tradicionales.  Pero ¿en qué tipos de datos enfocarse? O más bien: ¿qué problema trata de resolver? Los datos están en todas partes: transacciones entre industrias, demografía, redes sociales, ubicación geográfica, datos móviles, dispositivos móviles, comunicación máquina a máquina, sensores digitales, sensores en medidores, big transactions data y datos biométricos. Si su negocio no tiene claro si puede abordar big data, mínimo debería informarse sobre las tendencias y las aplicaciones; de tal modo que al detectar una oportunidad, incluirá en los procesos estratégicos tácticas para adoptar soluciones factibles y viables de big data.

Recomendaciones y criterios fundamentales:
  • Abordar un piloto: Para valorar resultados a corto plazo y cuantificar un objetivo específico.
  • Nombrar un responsable: La participación de un Chief Data Officer (CDO) es indispensable.
  • Desarrollar habilidades: Con la formación a empleados que operen con eficiencia sus datos.
  • Big data no es sólo tecnología: Es además decisiones, know how, personal y cultura.
  • Sea confiable: Para argumentar los resultados y ser flexible, cuando no se producen.
  • Elegir datos: Las tácticas de adquisición se justifican sólo en valor del dato para el negocio.
  • Definir políticas: Seguridad y privacidad, para detección de fraudes, fugas, alertas y habeas data.

BIG DATA es tercerizable


A la hora de decidir externalizar, tenga en cuenta que si esos datos son realmente críticos para el funcionamiento de su negocio: trate de mantenerlos dentro sus dominios; si no, considere este proceso susceptible de ser tercerizado. Big data es más que almacenamiento por eso cada dato debe ser analizado por especialistas con herramientas idóneas, la tercerización se debe mayormente a que los especialistas son difíciles de encontrar y ya algunos negocios han invertido en big data sin lograr el retorno esperado. Saber escoger los datos y definir a un aliado estratégico, hace que encontrar la oportunidad tras la innovación del big data, convierta a su proceso de negocio en un agente competitivo claramente diferenciado.

BIG DATA es cambio


La investigación del MIT y Capgemini revela que la transformación digital exitosa debe ser impulsada desde la dirección. Que va más allá de su papel tradicional de gestores del centro de costos de TI. Ahora son líderes que entienden el potencial de la tecnología y prueban nuevos negocios. Con el apoyo de la dirección, las herramientas de big data descubren el conocimiento de mayor valor. Esto obliga cambios en:

  • Estructura: Usar big data para apoyar decisiones invita a un cambio en la visión de algunos roles. Negocios más ágiles requieren maximizar el empoderamiento y la des-intermediación.
  • Procesos: En vez de tomar decisiones con la experiencia y la intuición, ayúdese con la evidencia. Sea más ágil y tome decisiones con pocas aprobaciones, mínima centralización.
  • Cultura: Es inminente la conformación de una cultura orientada a maximizar el valor de los datos. No obstante, mecanismos de gestión del cambio son requeridos en la transversal.

V de BIG DATA


Big data es volumen de datos que superan la capacidad del software habitual para ser manejados y gestionados. Con la variedad incluimos fuentes de datos no tradicionales, de procedencia y gestión no estructurada que precisa de soluciones para poder usar información que tiene importantes grados de inexactitud. La velocidad se refiere a la rapidez con que los datos se reciben, se procesan y se toman decisiones a partir de ellos: los históricos y los que se producen en tiempo real. La veracidad es la confianza que tiene en sus datos y en sus fuentes, extraer datos de calidad para eliminar la volatilidad inherente y para terminar el valor que se reconoce en los datos para el negocio a cargo del profesional con perfil científico, tecnológico y con la visión clara del negocio.

BIG DATA mining


Los datos ayudan a prevenir desastres naturales, monitorear la evolución del cambio climático, conocer el estado de las mareas o realizar el seguimiento de especies en vías de extinción y por supuesto vender más y de la forma más eficiente y personalizada. Por ello se ha sobrevenido la necesidad de profesiones que encuentran en los datos, patrones ocultos y correlaciones inesperadas. Esto es minería de datos que recluta especialistas capaces de bucear y descubrir esas conexiones, o a expertos que crean software para almacenar y gestionar esa avalancha digital.

BIG DATA vs Ingeniería


La formación de estos perfiles hace que la economía digital, orientada a los servicios basados información, sea inviable. El problema es que las predicciones apuntan a una demanda del mercado a medio plazo que a duras penas encontrará la oferta requerida; de por si ya es difícil que la gente quiera estudiar ingeniería. Pretendemos que los aspirantes sean estudiantes de una carrera para que tengan un trabajo dentro de diez años que claramente no existe; es simple: no estamos transmitiendo el mensaje correcto.

BIG DATA tiene dos caras


El análisis del clima, la detección de las impurezas del agua río arriba o la mejora de la gestión urbana son la cara amable de la moneda del big data. Pero la cruz, es la privacidad. La sociedad actual no toma realmente en serio la protección de su privacidad. Si el negocio es ético, de salida ya está en desventaja con otro que usa los datos de sus usuarios sin mayores escrúpulos. Poco a poco, la opinión pública es más consciente: Como usuario, uno mismo es vigía de su privacidad; como negocio hay que saber inspirar la confianza con transparencia y ética, cosa de motivar al usuario a ponerse en sus manos, las manos de alguien que no abusará de ellos. El desafío esta en conseguir la información y traducirla, o tenerla por montañas y no poder accederla o consolidarla. Encontramos que algunas de las barreras para apropiar esta innovación son principalmente: la cultura y la estrategia empresarial, la seguridad, la falta de expertos, su difícil integración y la legislación escasa o inexistente. Tenga en cuenta que sus datos podrían estar incompletos y los analistas pasarán investigando y limpiando la base de datos entre el 64% y el 80% de su tiempo según Forrester. Además, al analizar estas correlaciones es necesario contrastar esa información, confirmar las conclusiones del big data con el smalldata. Para el año 2017, Gartner predijo que el 60% de los proyectos de big data se quedarán estancados en la fase de exploración. Ya hoy somos víctimas blancas del uso del big data y sus serias cuestiones éticas: privacidad, transparencia, pérdida de identidad, suplantación, discriminación o castigo anticipado. ¿De quién son los datos asociados a las llamadas y mensajes? De quién realiza la llamada, de la compañía telefónica o del gobierno?, en todo caso hoy todavía buscamos transparencia, el público merece acceso a los datos que se recogen sobre ellos.

BIGDATA en libros



BIG DATA en cine


Por lo que vimos, estas películas nos introducen al uso de ciencia de los datos y la analítica a la gran pantalla, desde épocas cuando en las que respaldo era un concepto inmaduro en los negocios. Ahora que big data es una realidad, ya podemos acostumbrarnos a ciertas escenas.


BIG DATA es Redsis


Implementar una solución en torno a big data integra a diversos agentes y proyectos que conforman el ecosistema idóneo para analizar con eficiencia los datos. Sin una plataforma tendría que desarrollar código para manejar cada componente: eventos, conectividad, disponibilidad, seguridad, optimización y desempeño, depuración, monitoreo, aplicaciones base de datos y scripts personalizados. Contamos con una plataforma de big data diseñada para resolver este tipo de incidencias. Funcionalidades diseñadas para ser ejecutadas en sistemas distribuidos a gran escala para manejar grandes volúmenes de datos estructurados o no estructurados.  ¿Cree que su negocio gestiona sus datos para transformarse con éxito en panorama digital? Sabrá entonces que  en los últimos años, la mejora de la eficiencia en los negocios tiene relación con la capacidad de procesar más datos a más velocidad. Los negocios necesitan enfocarse sobre sus datos a través de una estrategia integrada para sus áreas de negocio. Para adoptar dichas soluciones de tecnología hay que vislumbrar su uso, tipo de negocio beneficiado y prepararse de la mejor manera, técnicamente hablando, con profesionales y expertos en la materia. Visite hoy www.redsis.com.


Recursos BIG DATA